Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2011

Feria del Libro 2011 (1)

Comenzó la Feria del Libro de Madrid. Y comenzó con tormentonas, como siempre. Y con la inaguración de Doña Elena , elegantísima (algo que es consustancial a Ella), acompañada por una ministra en chanclas que seguro que se embarró los pies. Primeros pasos Me incorporé a la Feria el sábado por la tarde. Y antes incluso de abrir la caseta ya tuve la visita de Lara , una niña riquísima que dio sus primeros pasos en la caseta de San Pablo , y que desde entonces nos visita siempre. Se trata de la hija de uno de los dueños del bar restaurante Divina Gula (Fuencarral, 102), un local de trato y decoración tan exquisitos como la comida que sirven. Pajaritas de papel Pajaritas de papel y rotuladores de colores (además de escritora y poeta es creadora de origamis) fueron las «armas» de Gracia Iglesias ( El tren de los ronquidos ), que firmó el sábado por la tarde, derrochando sonrisas y conversación. Una de las personas que se acercó a comprar su libro era una mujer llamada Gracia , cas

Un pensamiento de John Lennon

Hola, corazones. Llego tarde a mi cita, sí, lo sé, pero ha sido por causas justificadas que no voy a justificar. Pero este retraso me ha servido para darme cuenta de qué diferentes se ven las cosas si cambias la manera de mirarlas. Me explico. Como yo normalmente salgo de casa a esas horas en las que toda la ciudad, la que está en la calle, que es poca aún, es un suspiro con legañas y el silencio sólo lo rompe el cabreo de la rubia despelujada porque el autobús llega tarde o los gritos desafinados de un coro de adolescentes que regresan de una juerga mal digerida, no me doy cuenta de lo que sucede un poquito más tarde. Tan sólo una hora después. Tan sólo una hora después, digo, resulta que la calle está poblada de rubias bellísimas con un bolso grande colgado del brazo, o de papás estupendos con barba y corbata, acompañando a sus hijos, de uniforme, camino del colegio; adolescentes y preadolescentes empeñados en redecorar la uniformidad con faldas arremangadas, chaquetas de chandal,

Un fraile vestido de cardenal

Unas pocas palabras para recomendar un excelente libro, Un fraile vestido de cardenal , que es una larga y completa entrevista al cardenal Carlos Amigo Vallejo , franciscano, arzobispo emérito de Sevilla, realizada por Luis Esteban Larra , periodista, franciscano, buena gente. El libro se lee con agrado e interés. Máxime si te atrae el género (memorias, biografías, entrevistas, relaciones de la historia reciente narradas por sus protagonistas...), si estás interesado o familiarizado en asuntos religiosos y de Iglesia, si te atraen las cuestiones relacionadas con la vida social, política y eclesial de la historia reciente de España. El cardenal Amigo habla en el libro con soltura, y habla de todo, con la sencillez del franciscano, con la solidez de un arzobispo, con la prudencia de un príncipe de la Iglesia y con la inteligencia de un hombre sabio, culto y preparado. ¡Y además es vallisoletano, de Medina de Rioseco! Ahí es nada. Ayer, 25 de mayo, se presentó el libro en la sede de la

Un pensamiento de Boccaccio

Hola, corazones. Al parecer, estamos en la semana del cabreo. Y tiene que ser precisamente esta, una semana en que no me ha sucedido ningún percance, no he perdido ningún autobús, el periódico estaba todos los días en el quiosco a su hora (bueno, hoy no), el horóscopo me decía cosas amables («hagas lo que hagas, nadie te hará caso», y cosas del estilo), he dado rienda suelta a mi creatividad en el trabajo y he acabado a tiempo mis tareas, el café me ha sabido a gloria y el despertador no ha logrado irritarme, no me ha ocurrido ninguna desgracia en casa (tener que matar una araña en el fregadero no llega a categoría de desgracia, ¿verdad?) y hasta he estrenado una camisa. ¿Tiene que ser precisamente esta semana? Parece que sí. Hay mucha gente que dice estar cabreada. Incluso hay un libro que incita al cabreo gratuito, según dicen. Yo no lo he leído, pero conozco a personas de mucho y buen criterio, de las cuales me fío, que me han desestimado su lectura. Me conocen. Saben cómo me las

Un pensamiento de José María Eça de Queirós

Hola, corazones. Problemas de blogger ajenos a mí me impidieron acudir a mi cita semanal el viernes. Entro, pues, ahora. Una semana que empezó de electroencefalograma plano (madrugada, trabajo, casa, sueño y vuelta a empezar) ha ido mejorando poco a poco en actividad cerebral (y no sólo). Esta mañana, mientras venía en el autobús periódico en mano y el sueño renuente a abandonar la plaza que tanto le costó ganar anoche, reflexionaba sobre mi profesión gracias al comentario que ayer me hizo una buena amiga y compañera. Comentando el terremoto de Lorca, me decía que es injusto el tratamiento informativo que se le está dando, como si la situación vivida en Lorca fuera similar o peor incluso que la de Haití. Ha habido muertos, sí, y heridos, daminificados y personas que han perdido su hogar y sus recuerdos, y además están a la vuelta de la esquina, son compatriotas y hablamos el mismo idioma. Pero no es lo mismo. Y partiendo de esa reflexión de mi amiga, excelente periodista que lleva m

Un pensamiento de Mariano Fresnillo

Hola, corazones. El cielo se ha poblado de nubes de la misma manera que mi cabeza se puebla de temas (esto lo tengo que comentar, me digo para mis íntimos internos cuando leo los titulares de los periódicos, y luego las encuestas, el paro, los terroristas islámicos muertos y los antihispánicos en las urnas, el paro, las persecuciones por falsos dopajes, las palabras hueras, el paro, y muchos más temas se me quedan en el tintero). El cielo se ha poblado de nubes que amenazan y a veces descargan con virulencia sus tormentas, esas mismas tormentas que me sorprenden año tras año en la Feria del Libro de Madrid , en el Retiro, y que se están adelantando casi un mes. Poblado como las nubes, repito, está mi temario. No quiero entrar en muchos de esos asuntos, que este mi blog no es un blog político ni de opinión (tendré que ocuparme un día de estos en definir qué cosa sea este mi blog, que aún no lo ignoro). Sólo voy a ocuparme hoy de dos pequeñas protestas: una lingüística y otra, sí, al h

Juan Pablo II está en mi casa

Una de las mayores satisfacciones de mi ejercicio profesional como periodista es haber participado, desde la oficina diocesana para la visita del Papa, en la visita pastoral que el Papa Juan Pablo II hizo en 1993. Trabajar para que todo fuera bien, para facilitar su quehacer a todos los periodistas acreditados, aprender y dejarme contagiar de grandes profesionales con los que no hubiera tenido otra ocasión de tratar, fue siempre un honor para mí. Más honor, algo espiritualmente sobrecogedor, fue estar presente en la consagración de la catedral de la Almudena. Ahí estaba yo, en la tribuna de la prensa, con la cámara que mi hermano me había prestado para la ocasión, y ahí delante, tan cerca que casi lo hubiera podido tocar, estaba él, el Papa, que pasó a nuestro lado, bendiciendo, mirándonos con el rabillo del ojo. Esa foto preside desde entonces el salón de mi casa, con mayor prestancia desde que quedó enmarcada en el portarretratos de madera que me regalaron. Hoy esta foto cobra un nu