Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2012

Un pensamiento de León Felipe y otro de Mario Vargas Llosa

Hola, corazones. Entre el catarro que me he pillado (voy a tener que empezar a tomar más productos de nevera de esos que anuncian los famosos para las defensas, la hinchazón aerofágica, el colesterol, el aporte cálcico, los triglicéridos, las transaminasas y no sé cuántas cosas más, porque últimamente me falla todo; ¿será la edad?) y el desconcierto informativo (¿hicimos huelga el cien por cien de los españoles o sólo la hizo ese «comprometido» «actor» –no sabía cuál de las dos palabras poner entre comillas, así que mejor pongo las dos y que cada cual dude sobre la que parezca– al que dicen que detuvieron ayer por amenazar al dueño de un bar?), no sé muy bien ni dónde estoy (bueno, no, sé sé dónde estoy, y qué día es, era sólo un decir). El desconcierto se cura hablando, escuchando y leyendo; el catarro, con tiempo y cuidados. Tendré que salir menos de casa y aprovechar para leer alguno de esos libros que se van acumulando en caótica columna ascendente sobre mi escritorio. No puede s

Un pensamiento de Concepción Arenal

Hola, corazones. Todos lo sabíamos, pues ya lo dice el refrán, y si no hay refrán que lo diga ya es hora de inventárselo: cuando la flor del almendro veas brotar, guarda la chancla y saca la manta, que en una semana volverá a helar. Pues eso. A los de la chancla les ha pillado la nieve casi con el pie cambiado y no han tenido ni tiempo de abrigar sus deditos. A los demás, si acaso, nos ha pillado en jersey fino, o en americana. Pero a todos nos ha pillado. Ahora sí, ha durado la cosa como un telediario del Canal 24 horas, poco menos de un día. Y en menos de lo que nos esperamos volveremos a ver la repoblación chancletera. Claro que no podemos qejarnos, estamos en marzo, ese mes que a ratos parece mayo y a ratos enero, que por la mañana es como junio y por la noche como diciembre, que nos está dando mucho viento y poca lluvia. Pues qué esperábamos. ¿Es el tiempo lo único que puedo comentar? Es que a veces lo demás me llama poco la atención y no sé cómo evitarlo. Buscando la frase-cit

Un pensamiento de Adolphe Triers (y otro de Jonathan Swift)

Hola, corazones. No sé por qué ni por qué no, pero desde que me he levantado esta madrugada antes de que los últimos botelloneros de la calle hubieran desaparecido ya me están llorando los ojos. Y me esperan hoy siete horas de intensa actividad pegado a la pantalla. Así que habéis de perdonarme mi brevedad, y sobre todo los errores y erratas que encontréis, que posiblemente habrá, porque siempre los hay. Yo quería hablar esta mañana de cosas como los monos bonobos, la profesión más feliz del mundo y la (o las) más denostadas en España (sacerdotes, militares y periodistas, ¿a alguien le sorprende?), la insumisión impositiva de algunos caraduras, la impresentabilidad de ciertos personajes públicos, el sexismo y el género en el lenguaje, incluso de las Fallas, pero no puedo, y mira que lo siento, pero me lloran los ojos. Pensaba, incluso, tomar una frase-cita de la impresionantemente maravillosa Agenda San Pablo 2012 , concretamente la del día de hoy («Un hombre nunca debe avergonzarse

Un pensamiento de Gonzalo Torrente Ballester

Hola, corazones. Qué día más protestón el de ayer. Uno no sabe cómo acertar. Si felicitas a una mujer por el día de la mujer trabajadora en paro (esto no es mío, lo he leído en la prensa), corres el riesgo de que te suelte un exabrupto y te diga que ella no tiene nada que celebrar, pues trabaja 365 días al año. Yo también, pienso para mis íntimos adentros existenciales, pero me callo no sea que me fulminen con la indiferencia. Te unes a ella, cautamente, diciéndole que la comprendes, y que desde tu (mi) condición de unidad familiar monoparental sin hijos ni otros familiares a su cargo (lo que de toda la vida de Dios se ha llamado simplemente soltero) de jibarizada retribución salarial, también trabajo 365 días al año, y sé muy bien cómo se siente. Y me mira de nuevo con fulminante destello, haciéndome sentir como si hubiera profanado el templo más sagrado. Le comentas todo esto a un compañero, y te suelta con indignación que los hombres no tenemos día especial, y si alegas aquello de

Un pensamiento de Winston Churchill

Hola, corazones. Rara semana esta en la que los almendros han florecido desaforados y ando con la mirada baja buscando al idiota de la primera chancla por la Gran Vía . Los chancleteros prematuros son como los almendros, que florecen/sacan los pies a relucir con el primer rayo de sol que los entibia sin caer en la cuenta de que en marzo el suelo puede estar frío como el cuarzo para andar descalzo y el aire ventoso para andar poniéndose florecitas en las ramas. Rara semana, además, en la que pasan cosas raras y al final son quienes lo cuentan los que lo hacen mal. Pero en Siria sólo mueren sirios y periodistas, y la gente se queda sin coche porque lo han puesto a arder, y sean cuatro gatos que degradan la imagen general o sean cientos de miles de niñatos irresponsables y egoístas, el caso es que la gente se queda sin coche porque se lo han quemado, y los malos son los periodistas que lo cuentan. Y en Siria, mientras tanto, sólo mueren sirios y periodistas. Menos mal que a veces llega