Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2011

Un pensamiento de Chiara Lubich

Hola, corazones. Algo diferente flota en el ambiente. Oigo ya el rumor de las olas acariciando la arena, siento ya el frescor de la brisa envolviendo cuerpo, aspiro el olor de campo y de mar, percibo en mis papilas el sabor de los frutos marinos, vislumbro horizontes abiertos de intensos azules y verdes, me envuelve el sopor de las tardes, me invade la alegría del estío. ¿Qué sería de mí sin pasar unos días al año en Santander? ¡Me voy de vacaciones! Durante un tiempo estaré alejado de mis ocupaciones diarias y semanales, y no sé en qué medida afectará mi ocio a este blog. Probablemente no haya pensamientos hasta septiembre, pero sí que puede haber alguna que otra foto, algún comentario viajero, la reseña de algún libro. Quién sabe. Mientras tanto, despidámonos con una frase-cita amable: «La palabra siempre ha de apoyarse en el silencio, como una pintura sobre un fondo» (Chiara Lubich). Digo que es amable porque a mí la imagen de esta mujer, una dama italiana de sereno porte, me ha

Un pensamiento de Rabindranath Tagore

Hola, corazones. Madrid está sucio. Quien no lo crea, que se dé un paseo por las calles cercanas a San Bernardo, a la altura de la iglesia de Montserrat. Son calles que bien podrían llamarse San Orinmenegildo, Pisserrat, Pisñones, La Mea, Meorte, San Pismas, Piscuerdo, Plaza de las Conmeadoras, San Piscente Ferrer o Caca Cruz de Granmeado… Y no es sólo pis, también están los cercos de no se sabe qué cosas, los restos de botellones abandonados por los amables visitantes del barrio, los desperdicios basuriles que se caen de los cubos cuando estos son lanzados con premura al camión, los objetos inservibles que los mismos vecinos del barrio abandonan allí donde pueden, los kilómetros cuadrados de guano reseco abandonado por las infectas ratas colombiformes, o los cercos que marcan foso y territorialidad alrededor de los contenedores de vidrio, papel y envases que el Ayuntamiento tuvo a bien situar cerca de nuestras casas, ya que hasta nosotros no llegan los camiones que recogen cubos amar

Un pensamiento de Paul Claudel

Hola, corazones. Ando, en un adelanto vacacional, de viajes de fin de semana, algunos de ellos con alto interés cultural, como el que me ha llevado a visitar dos veces en menos de doce horas la catedral de León o este mismo, en que me dispongo a visitar una nueva edición de la exposición Las Edades del Hombre . Entre esto y Cisma , el libro que estoy leyendo estos días, una novela histórica llena de papas, obispos, cardenales, reyes príncipes, emperadores, herejes, cismáticos, etc., es como si no saliera de mi trabajo, enfrascado como estoy en él en temas de cultura, arte e historia de la Iglesia. Pero sí salgo, sí. Y bien que lo disfruto. Por eso, porque me voy dentro de un ratito, voy a acometer directamente la frase-cita que he seleccionado para hoy, que he tomado en esta ocasión del envío diario de Proverbia.net . Dice así: «El orden es el placer de la razón pero el desorden es la delicia de la imaginación» (Paul Claudel). Orden y caos, forma y no forma, aparecen en esta frase

Un pensamiento de James Russell Lowell

Hola, corazones. El otro día alguien me llamó elitista, clasista o algo parecido porque dije que cada vez recurro menos al uso de Metrosauna en mis desplazamientos urbanos. No es que sea el rey de la limusina privada, ni siquiera del taxi, sino que, entre la sudosa promiscuidad del constante roce interpersonal en atestados vagones urentes y la algo más apacible posibilidad de alcanzar un asiento en un autobús, a pesar del riesgo de crionización por aire acondicionado, elijo siempre la segunda opción, la de la E-Eme-Té . Máxime después de haber visto sus impresionantes anuncios publicitarios, que te ponen hasta silla portabebé y conductor para recorrer la ciudad (estaría bueno que no tuvieran conductor, ¿os imagináis?). De lo que no te avisan es de que este, el conductor, habitualmente uniformado y bien presentado, es aleatorio, y si bien normalmente te toca un hombre o una mujer sensato y tranquilo, con un alto dominio de su vehículo incluso en las circunstancias de tráfico más adve

Un pensamiento de Henrik Ibsen

Hola, corazones Un problema con la línea telefónica en mi casa me ha impedido acudir con puntualidad a mi cita bloguera de los viernes. Pero gracias a Dios y a un amable técnico de Telefónica la cosa se ha solucionado. Ya es tarde, y debería estar en la cocina, y no delante del ordenador, así que sin que sirva de precedente me saltaré por esta vez la parte introductoria para atacar directamente la frase-cita de hoy. Frase-cita que nos proporciona el envío diario de Proverbia.net : «Un verdadero espíritu de rebeldía es aquel que busca la felicidad en esta vida» (Henrik Ibsen). A mí me han enseñado que –sen, como –son, es más o menos lo mismo que –ski, -ov, -ez, etc. Así que este señor podría ser traducido como Enrique Ibez (o Íbez , para hacer caso a la acentuación en la pronunciación original). Esto lo hago recordando a un profesor de inglés que tuve que traducía los nombres propios y decía cosas como que Ricardito es rubio y Juanita también (Rick is blonde…). Pero no es esto lo q