Ir al contenido principal

Un pensamiento de Mario Vargas Llosa

Hola, corazones.

Me gusta la gente que cuando recibe la noticia de que se le ha concedido un premio, muestra su alegría, su sorpresa y su satisfacción por partes iguales, sin ese extraño temor a que te critiquen, sin ese esnobismo de intelectual progre o simplemente rarito que ha motivado que muchos otros hayan aceptado el premio profiriendo previamente alguna grosera boutade. Olé, pues, por Mario Vargas Llosa, que exulta. Con los Nobel me suele ocurrir, además, que mis vírgenes oídos en el vasto territorio de la literatura mundial jamás hayan oído pronunciar el nombre del ganador (Hertas, Jelineks, Koetzees o como se llamen han sido para mí absolutamente ajenos), o que, incluso habiendo leído alguna excelente obra del premiado, su persona me caiga redonda, gorda o rematadamente mal (si digo sus nombres, alguno me crucificará, pero si son excelentes La colmena o La balsa de piedra, por ejemplo, no lo son tanto los gases de cuerpo y mente que en ocasiones sus autores han desprendido…). Vamos, que me alegro por Mario Vargas Llosa, que ya tiene calles en varias ciudades españolas, y me alegro por la tía Julia, por Pantaleón, por…
¿Y por qué no dedicarle a él nuestro pensamiento semanal? ¡Venga!

«Sólo un idiota puede ser totalmente feliz» (Mario Vargas Llosa).

Lo primero que piensa uno al leer esta afirmación es que don Mario se ha puesto muy drástico, melodramático, epigramático y ático (se me va la vena donmendiana, perdonadme). Pero mira que decir que sólo un idiota puede ser feliz, que la felicidad sólo corresponde o favorece con su toque de varita de hada mágica a los idiotas es algo muy drástico. ¡Alto, un momento! Don Mario no ha dicho eso. No puedes modificar su frase-cita a tu antojo, majo. Si eliminas una palabra, cambias el mensaje radicalmente. No es lo mismo decir que sólo un idiota puede ser feliz, lo que te lleva a un catastrofismo, a un nihilismo, a una filosofía de la absurdidad, que decir que sólo un idiota puede ser totalmente (en negrita) feliz. Ese totalmente es crucial.

Totalmente feliz. ¿Se puede ser totalmente feliz? ¿Sí? ¿No? ¿Depende? Veamos. Si yo me siento totalmente feliz, es porque en algún momento he sentido una felicidad menor, relativa, digamos, con la que comparar mi situación actual de felicidad, absoluta. Pero, ¿no habrá entonces una posible felicidad mayor aún que la presente, que considero ya total, absoluta? ¡Qué tristeza haber alcanzado ya esa felicidad total y/o absoluta! ¿Hacia qué meta dirigiré mis pasos si ya he alcanzado la felicidad absoluta? Entiendo la felicidad como un estado pasajero, efímero, no eterno, y cuantificable en la medida en que se puede comparar con otros estados en los que la felicidad es mayor, menor o diferente.

Está, además, la cuestión de si la felicidad que experimento, y que experimento como absoluta, lo es sólo para mí o ha de serlo también para las personas que están a mi alrededor, y de cuya felicidad, de una u otra manera, depende la mía. Porque, ¿se puede ser absolutamente feliz cuando a tu alrededor hay infelicidad a raudales, o simplemente un cúmulo de pequeñas felicidades relativas o no absolutas?

Quien piensa que es feliz absolutamente, totalmente feliz –entiendo yo que es lo que don Mario quiere decirnos–, es un idiota. Un idiota que no entiende la felicidad más que como algo relacionado consigo mismo, un idiota que no mide la felicidad más que desde su propia posición, su particular punto de vista y su limitado punto de observación. Un idiota que no es más que el que sólo se atiende a sí mismo, el Narciso, el egoísta, el idólatra, el egocentrista, el individualista, el yoísta…

Tiene razón don Mario: sólo un idiota puede ser totalmente feliz. Porque, además, la felicidad es un don, un bien, que crece cuando se comparte, y un idiota sólo mira por sí mismo, nunca pensaría en que tiene que compartir su felicidad, que es suya y le ha costado un huevo y parte del otro conseguir… No queridos, no seamos idiotas, y compartamos nuestras pequeñas o grandes felicidades, y pronto, muy pronto, nuestra felicidad crecerá.

Recibid todos besos, abrazos, sonrisas, muestras de cariño de esas que dejan el corazón y el alma [esa que Antonio Damasio llama una mera «ilusión cerebral»] henchidos de felicidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un pensamiento de Arthur Schopenhauer

Buenos días, queridos amigos. La semana ha sido intensa, amén de tensa. La crispación ha estado rondándome a diario, mañana, tarde y, sobre todo, noche en forma de contracturas, carencia de relajación muscular (¿pero, de verdad tengo músculos?, no sabía) y dificultad de conciliar el sueño. Factores varios han hecho posible tal convergencia de calamidades sobre mi cuello. El menos importante, quizá, es el que va a dar pie a la reflexión de hoy, debido a que ha sido recurrente hasta alcanzar un elevado grado de pesor. Me explico: veo poco la televisión, pero cuando lo hago, aunque no quiera, aparece cierto personaje femenino, con cara de arenque ahumado pasado de fecha y un carácter que nunca ha conocido virtud alguna, lanzando burdeces por su orificio bucal. Y mi pregunta siempre ha sido: ¿qué tiene esta tipa para salir a todas horas, todos los días, en todos los programas y revistas de zafiedad (antes sociedad)? Una respuesta podría ser «dinero y desvergüenza», y quizá esa sea la respu

Un pensamiento de Aristóteles

Buenos días, queridos amigos. No tengo hoy demasiadas ganas de pensar, espero que sepáis perdonarme. Así que me he enganchado al envío diario de Proverbia.net y he agarrado la primera frase que he visto, que responde a la categoría de «sueños» (un día hablaremos de cómo en Proverbia.net clasifican las frases según temas y categorías de una forma que a veces me resulta aleatoria: «Dios te lo pague», un suponer, lo clasificarían en «Dios», lógicamente, pero tampoco sería nada raro que apareciera en «paga», «sueldo», o «retribución»). Y aunque la frase-cita no habla más que de un tipo de sueños, y yo estoy ahora más cerca de las pesadillas o del insomnio que del onírico placer o de la eternidad de la ensoñación, he apuntado la frase, a ver qué sacamos de ella. «Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo» (Aristóteles). Ya digo que no tengo muchas ganas de pensar. Y para quien no dese