jueves, 27 de diciembre de 2007

Parfait de chocolat

La receta madre de este excelente postre la puedes encontrar en Telva.com, con un comentario publicado por mí.

Ingredientes: 2 tabletas de chocolate negro Nestlé Postres; 4 paquetitos de nata líquida para montar; 3 tabletas de chocolate blanco; mantequilla; ralladura de 1 naranja grande; 1 vasito de Armagnac (puede usarse otra cosa en su defecto); 100 gramos de coco rallado.

Elaboración: En recipientes distintos, derretir cada tipo de chocolate añadiéndoles un poco de mantequilla. Puede hacerse en el microondas. Añadir la ralladura de naranja y el Armagnac al chocolate negro y el coco rallado al chocolate blanco. Con una batidora de varillas y en un recipiente adecuado montar la nata. Añadir la mitad de la nata al chocolate blanco y la otra mitad al chocolate negro. En un molde alargado, cubrir con chocolate negro las paredes y el fondo, formando una capa aproximadamente de 1cm de espesor, reservando un poco de chocolate negro para cubrirlo luego, y congelarlo. Una vez duro, rellenar el centro con el chocolate blanco y volverlo a congelar. Cuando esté congelado, terminar de cubrirlo con el resto del chocolate negro, alisarlo con una espátula y volverlo a congelar.
Puede tomarse solo, pero también puede acompañarse de nata montada (si al montarla se le añade azúcar aromatizado con canela, por ejemplo, está espectacular), o con una salsa de chocolate blanco (una tableta de chocolate blanco fundido con un poco de nata y meclado con dos claras montadas a punto de nieve, también aromatizadas con canela).

Feliz Año

Mis queridos amigos.

Feliz Año. (Sí, ya sé que hoy es jueves, pero es que mañana, amén de los Santos Inocentes, tengo el día de vacaciones, ya que, desde que en mi empresa pusieron esa norma, cristiana y favorecedora de la conciliación familia-trabajo, de que sólo se podía coger un día de vacaciones en el mes de diciembre, pues yo lo cojo, porque sí y además porque también; esto significa que mañana no vengo, y que el Pensamiento os lo endiño hoy, y que es el último… al menos de este año; el año que viene ya veremos, depende de cómo os portéis…).

Como es fin de año y me ha pillao el toro con el refajo a medio poner, no tengo nada preparado. Así que hoy, todo breve y todo de lata. Como la frase-cita, por ejemplo, tomada del 31 de diciembre de la Agenda San Pablo 2008 (vamos, un año de adelanto: la de 2007 era demasiado larga para copiarla y demasiado pía para comentarla en dos minutos):

«Un día es una eternidad en miniatura» (Ralph Waldo Emerson).

Si la semana pasada hablábamos de que un niño es un ser humano en desarrollo, y ponía como ejemplo perfecto a Santiagón, un perfecto hombrecito en la más precisa de sus acepciones, esta semana aplicamos la misma medida y los mismos términos comparativos al tiempo y afirmamos con Emerson (lo que me costó enterarme del contenido de sus iniciales) que un día a veces puede dar para mucho, que el tiempo es relativo y que según cómo se mire la eternidad puede hacerse algo accesible. Toma ya. No sigo que me ha quedado monísimo esto, oyes.

Feliz 2008 a todos. Día tras día. Que lo peor del año sea el comienzo, un leve atragantón con las uvas, esas pepitas… Y si hay algo peor a lo largo del año, por doloroso que sea, que sea siempre para vuestro crecimiento personal, espiritual y sentimental, y que os sirva siempre, siempre, como término de comparación de las muchas maravillas que disfrutáis y habéis disfrutado. Siempre. Un enorme abrazo y un sentido beso a todos y todas, incluso a todes.