viernes, 30 de mayo de 2008

Feria del Libro

Buenos días. Hoy comienza la Feria del Libro de Madrid. Adivinad, pues, de qué vamos a tratar.

«Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer» (Alfonso X el Magnánimo).

«Los libros no se han hecho para servir de adorno; sin embargo, nada hay que embellezca tanto como ellos en el interior del hogar» (Harriet Beecher Store).

«Amar las palabras, tener interés por lo que se escribe, creer en el poder de los libros, esto supera a todo lo demás, y a su lado la vida de uno se queda muy pequeña» (Paul Auster).

Multiplicidad de frase-citas hoy. Frase-citas que nos invitan a leer para adquirir sabiduría y consejo, para saber a qué atenerse, cómo actuar, qué hacer y qué decir, cómo seguir adelante con la propia vida. Y cómo ser recordado como alguien Magnánimo, que no está nada mal.
Frase-citas que nos incitan a comprar libros, aunque sólo, pero no sólo, sea para decorar nuestro salón, nuestro dormitorio, nuestro despacho, nuestra cocina (dónde mejor que la cocina para los libros de Arzak o de Santamaría), nuestro cuarto de baño. Sí, sí, también en el baño: libros breves, como los artículos Humo y muerte de Hitchcock; libros sin palabras, como Zoom; libros divertidos, como los anecdotarios de Martes y Trece; libros de ayuda, como Reformar mi casa; libros de artículos simpáticos, como El primer trago de cerveza; obritas de teatro, como el Morir de Sergi Belbel; libros en cómic, como el catálogo de insultos del capitán Haddock… En fin, libros en el baño.

Y comprar libros no sólo sirve para decorar, sino para que mucha gente, mucha, pueda vivir, comer, pagar la hipoteca, etc.

Frase-citas que invitan, casi, a practicar culto al libro (bueno, vale, pero sin pasarse, que Dios sólo hay uno y dice que le amarás a Él sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo, o sea, que le regalarás libros igual que te los regalas a ti mismo).

En fin, mis queridos amigos, hoy comienza la Feria del Libro de Madrid. Y allí os espero, con los marcapáginas más bonitos para recibiros.

Los libros son, después de vosotros, mis mejores amigos. A ellos y a vosotros, gracias. Os quiero. ¡Wuey!

No hay comentarios: