viernes, 18 de diciembre de 2009

Feliz Navidad




Sé que viene,
sé que está,
sé lo que estoy esperando,
pero no sé, ¡ay!,
cómo será su pelo, cuál
el color de los ojos,
cómo de grandes sus manos,
cómo de aguda su voz
hasta que le rompa el llanto…


Sé que viene,
sé que está,
sé lo que estoy esperando,
pero no sé ¡ay!,
si sabré tomarlo en brazos,
si le asustará mi barba
ni cómo será su voz
cuando me diga papá…


Sé que viene,
sé que está,
sé que lo estoy esperando,
pero no sé ¡ay!,
si mi voz le gustará,
si atinaré con el tono,
si no lo despertaré
aleteando y cantando
mis aleluyas y glorias.


Sé que viene,
Sé que viene,
sé que está,
sé que está,
sé lo que estoy esperando,
sé lo que estoy esperando,
pero no sé, ¡ay!,
pero no sé, ¡ay!,
si temblará su piel
si temblará su piel
cuando mi aliento le llegue,
cuando mi aliento le llegue,
si acariciará mi pelo
si acariciará mi pelo
o si agitará los pies
o si agitará los pies
cuando escuche mi mugido.
cuando escuche mi rebuzno.

4 comentarios:

Jesús Aparicio González dijo...

Un poema navideño precioso Álvaro.
Muchas gracias por compatirlo y que tengas una muy Feliz Navidad y que el año que viene te llene de Paz.

Un abrazo

Jesús

Paloma M. dijo...

Muy bonito, aunque hasta el final no he caido en que cada estrofa tiene su protagonista. Soy cortita, que le vamos a hacer.
Me sumo a tus deseos de Féliz Navidad para todos, y de un próspero 2010, o al menos de remontada.
Besos
Paloma M.

Angel Santos dijo...

Yo, como Paloma, no he caido hasta el final. Es más por un momento, al final de la segunda estrofa me ha dado un vuelco el corazón imaginando que eras tú quien esperaba comvertirse en papá. Superada la sorpresa, no sin cierta decepción, he seguido leyendo hasta el último rebuzno en este caso. Muy bonito. Quizá pudiéramos convencer a Brian Brain para que le ponga música, al estilo de los grandes villancicos americanos y convertirlo en un superventas que te permita retirarte.
En cualquier caso, Feliz navidad y gracias por tus pensamientos semanales.

Carlos dijo...

Espero que esta preciosidad vaya a la Agenda del año que viene, en vez de alguna de las eh..., oh..., uh..., digamos "poesías" que a veces escoges.

Y feliz Navidad, claro.