miércoles, 13 de febrero de 2008

«Quesada» de stracciatella

Esta es una sabrosa tarta que tiene una apariencia similar a la quesada, aunque en realidad no lo sea. De ahí el entrecomillado. La receta es de mi propia creación/experimentación (viva la modestia).

Ingedientes:

3 huevos
7-10 cucharadas soperas de azúcar (depende lo dulce que os guste)
4 postres de stracciatella (pueden ser Danissimo de stracciatella, de Danone; también los hay en Simply-Alcampo: postres de stracciatella marca Auchan, que son más baratos)
1 cucharada sopera de Maizena

Elaboración:

Bate bien los huevos con el azúcar. Añade los 4 postres de stracciatella y mézclalo todo con una espátula de madera o de silicona. A continuación, añade la maizena y mezcla bien.
Vierte la mezcla en un molde redondo (si es de silicona, bien; si es de otro material, tendrás que untarlo de mantequilla y un poco de pan rallado o ralladura fina de galleta). Mételo en el horno, que previamente habrás encendido a máxima potencia.
Una vez metido, friega los cacharros que hayas manchado, y después de fregarlos,baja la temperatura del horno a unos 220 grados. No pongo tiempos de cocción porque eso depende de cada horno. Pero se ve: la tarta se hincha (y tiende a bajar cuando abres la puerta del horno) y adquiere la apariencia y textura de una quesada. El truco de pinchar la tarta para ver si está hecha no falla: el pincho o cuchillo fino debe salir limpio: entonces, apag el horno, saca la tarta y déjala enfriar.

La tarta se puede tomar sola o acompañada. Seguramente la nata montada, una mermelada de naranja amarga o una salsa caliente hecha con chocolate y nata realzan su sabor.

No hay comentarios: